Edificación sostenible para el ahorro de energía

La alta contaminación que está sufriendo el planeta, sobre todo las grandes urbes de nuestro país, como Madrid o Barcelona, ha convertido al ahorro energético y la energía renovable como algo básico a tener en cuenta en el mercado de la construcción. Además, se han desarrollado una serie de normativas dentro de la construcción de viviendas de obra nueva que obligan, entre otras cosas, a incluir sistemas de energía renovable en este tipo de viviendas. Otro aspecto básico en las viviendas de obra nueva es la eficiencia energética y el ahorro en el consumo de agua.

Para ahorrar en el consumo o reducir la contaminación pensamos en aspectos que se pueden llevar a cabo una vez construida la vivienda. Sin embargo, la manera en que se construye o rehabilita una vivienda o los aspectos en los que se basa tienen una gran incidencia en el consumo de energía y agua de la misma.

Rehabilitación estructural y sostenibilidad

Como hemos dicho, la manera en que se construye una vivienda tiene una gran incidencia en su consumo, pero también influye mucho la rehabilitación de viviendas ya existentes, sobre todo para reducir la contaminación. Gracias a la rehabilitación estructural podemos aprovechar recursos ya existentes, minimizando así los residuos y gastos en el uso de nuevos materiales.

Además, muchos edificios antiguos no cumplen las normas de ahora acerca del consumo y la eficiencia energética. Si se rehabilita un inmueble de manera que cumpla con las normas actuales conseguiremos ser más sostenibles y reducir el consumo de energía de los edificios.

La rehabilitación de estructuras posee una serie de objetivos:

• Al conservar la estructura existente se ahorrarán recursos que sí serían necesarios al construir una nueva estructura.
• Demoler una estructura produce residuos que podemos evitar si realizamos una rehabilitación.
• Si no realizamos una demolición y se mantiene la estructura existente, conseguiremos un gran ahorro de energía.

Para poder aprovechar una estructura que ya existe se debe realizar una evaluación previa de sus condiciones. Este tipo de rehabilitación debe seguir las normas y la estructura deberá contar con ciertas prestaciones plausibles de que se puede rehabilitar de manera sostenible.

Si no se realiza dicho análisis podemos acabar con estructuras totalmente válidas o intentar rehabilitar otras que no vayan a cumplir las normativas o a aguantar el cambio.

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en una rehabilitación estructural es el aislamiento térmico del inmueble. Un buen aislamiento hará que la temperatura del interior se mantenga mucho más estable, requiriendo de menos energía la climatización de la misma.

Edificación sostenible y ahorro energético

Según la nueva Directiva Europea de Eficiencia Energética, los Estados miembros están obligados a destinar ciertas cantidades de dinero a renovar inmuebles que ya existan, con vistas a la mejora de su eficiencia energética. En este caso, no solo la rehabilitación estructural, sino también la nueva construcción, deben estar centradas en la eficiencia energética y las energías renovables.

En la construcción de nuevas viviendas se busca la consecución de edificios de consumo de energía casi nulo o mínimo. Este tipo de inmuebles son una representación de la construcción sostenible de inmuebles capaces de reducir el consumo de energía del interior hasta el mínimo.

Como hemos comentado, los edificios de nueva construcción se construyen dándole la máxima importancia al aislamiento térmico.

Otro aspecto básico es el uso de materiales sostenibles. Como material sostenible se entiende a aquel material duradero, cuyo mantenimiento es nulo y que se puede reciclar, reutilizar y recuperar.

Además, para cierto consumo de energía (como el agua caliente del edificio) será obligatorio contar con sistemas de energía renovable, entre los que destacan las placas solares.

Consejos para ahorrar energía al reformar tu hogar

Sin comentarios

Añadir un comentario