Cercados metálicos ganaderos

Uno de los cercados metálicos que deberíamos conocer es la modalidad de cercados metálicos ganaderos, para los que en SAJA, S. L. tenemos una amplia experiencia que nos avala.

¿Qué hay que tener en cuenta sobre los cercados metálicos ganaderos?

En primer lugar, tenemos que considerar la ganadería existente, puesto que no se utiliza el mismo cercado para cerdos que para vacas o caballos.

Ello se debe a que, en el primer caso, hay que tener en cuenta que los cerdos suelen excavar, por lo que se deben tomar medidas en cuanto a la profundidad del vallado.

Mientras que en los otros casos, vacas y caballos, y especialmente en este último, hay que considerar la agilidad con que cuentan para, por ejemplo, saltar el cerco, por lo que es necesario que tomemos medidas en cuanto a la altura.

¿Qué tipo de cercado ganadero debemos instalar en la explotación?

Otro aspecto a cuidar para este tipo de cerramientos es el material que vamos a usar, puesto que de ello depende la durabilidad del cierre, que pueda necesitar mayor o menor mantenimiento o el desembolso inicial.

No es lo mismo encerrar el ganado con una simple malla a base de alambre entrecruzado, que permite que algún animal se nos escape, que hacerlo con cerramientos a base de barras de hierro.

En el primer caso, la malla de alambre, aunque sea el sistema más solicitado por nuestros clientes por lo económico que resulta, plantea un mantenimiento continuado, dado que los animales pueden abrir agujeros o levantar las piezas enterradas para escapar.

Las dimensiones del vallado, tanto en altura como en número de alambres horizontales y la separación entre los mismos, dependerán también de la ganadería que queramos encerrar. Para ello es importante conocer las 3 dimensiones asociadas a este:

X: La altura de la valla en centímetros. Por ejemplo, 150 cm.
Y: Número de alambres horizontales. Por ejemplo, 12 alambres.
Z: Indica la distancia en centímetros que tiene de separación entre los alambres verticales. Por ejemplo, 20 cm.

Respecto al ejemplo, tendríamos una valla ganadera de 150/12/20. También cabe optar por la malla metálica, aunque no es tan económica como la primera nos permite una mayor versatilidad en ganaderías como las de ovejas, cabras y cerdos.

Por su resistencia, necesita menos mantenimiento que la malla de alambre; además, podemos realizar anclajes a mayor profundidad con menor corrosión en sus elementos.

Finalmente, podemos instalar un cerco a base de barras de hierro, de mayor durabilidad y, por supuesto, mayor altura por su resistencia.

Invitamos a contactar con SAJA S. L. para concertar una visita con nuestro personal especializado, que preparará un estudio técnico y económico personalizado para optimizar la explotación ganadera. Nuestra experiencia nos avala en Madrid, Ávila y Segovia.

Sin comentarios

Añadir un comentario